Puestos de trabajo

Funciones de un audioprotesista, ¿qué es y de qué se encarga?

Los problemas de audición son muy comunes en personas de todas las edades. En algunas ocasiones, estos se dan en edades muy prematuras y que traen secuelas a largo plazo. En otras, es una cuestión de desgaste auditivo producido por la edad, pues conforme el tiempo avanza nuestro cuerpo empieza a perder determinadas facultades.

No es de extrañar que, en algún momento de la vida, una buena cantidad de personas necesiten acudir a un audioprotesista. Pero, ¿de qué se encarga este profesional?, ¿qué funciones tiene a la hora de mejorar la audición de los pacientes? A continuación, te lo contamos todo.

¿Qué es un audioprotesista?

El audioprotesista es un profesional de la rama sanitaria que es experto en adaptar audífonos y se trata del único autorizado oficialmente para esta función. Poseen un alto grado de conocimiento en el funcionamiento de estos aparatos y también en la anatomía de los órganos responsables de la audición.

Pueden intervenir en diferentes procesos cuando los pacientes se encuentran con dificultades para oír bien y elaboran minuciosos estudios para abordar de la mejor manera un posible el tratamiento indicado para la patología a tratar. 

Cuando una persona tiene problemas de audición, es habitual que se derive a este especialista en alguna parte del proceso tanto de diagnóstico como de tratamiento.

Funciones de un audioprotesista

Estas son las principales funciones de un audioprotesista:

  • Tener un primer contacto con la persona que presenta problemas de audición, lo que implica conocer sus antecedentes genéticos o familiares, la exposición a diferentes estímulos y otros factores que pueden estar implicados en su pérdida de capacidad auditiva.
  • Recopilar toda esta información con la intención de analizarla y llegar a un diagnóstico más preciso.
  • Elaborar un estudio completo y efectuar pruebas auditivas específicas que ayuden a valorar la situación.
  • Interpretar toda la información para encontrar el origen de la patología y recomendar un audífono acorde con las necesidades del paciente y su situación sanitaria.
  • Realizar audiometrías, interpretación de los umbrales de audición y conocimiento del sistema auditivo humano.
  • Efectuar impresiones internas para fabricar los moldes de los audífonos a medida y adaptarlos a la anatomía de cada uno de los pacientes.
  • El ajuste y correcta configuración del aparato de audición fabricado a medida, el testeo de su funcionamiento.
  • Controlar periódicamente la evolución del paciente, sus experiencias con el audífono y la evolución de la patología.
  • Detectar posibles mejoras, cambios o nuevos problemas en la salud auditiva de los pacientes.
  • Realizar el mantenimiento del aparato de audición mediante revisiones regulares.
  • Proporcionar información completa, comprensible y verídica al paciente sobre su problema de audición y cómo abordarlo.
  • Ofrecer consejos y asistencia para el correcto uso del audífono, además del periodo de adaptación a este que tendrá el usuario.

¿Cómo ser audioprotesista? Requisitos necesarios

Para ser audioprotesista es imprescindible contar con la titulación de Técnico Superior en Audiología Protésica. Se trata de un ciclo superior de Formación Profesional que permite ejercer en todo el territorio nacional.

Acceder a esta formación es posible si se cumplen los siguientes requisitos:

  • Tener el Título de Bachiller o de un certificado que acredite haber superado todas las materias del Bachillerato.
  • Superar con éxito el segundo curso de cualquier modalidad de Bachillerato experimental.
  • Estar en posesión de un Título de Técnico, es decir, haber cursado Formación Profesional de Grado Medio.
  • Estar en posesión de un Título de Técnico Superior, Técnico Especialista o equivalente a efectos académicos.
  • Tener cualquier Titulación Universitaria o equivalente.
  • Acceder mediante la prueba de acceso a ciclos formativos de grado superior o bien el acceso a la universidad para mayores de 25 años.

Además, para completar la formación académica pertinente, es importante contar con determinados requisitos personales que ayudarán en esta profesión. Son los siguientes:

  • Interés por la anatomía, la medicina y el ámbito sanitario.
  • Empatía para tratar con pacientes en situaciones vulnerables.
  • Cualidades para comunicarse correctamente y explicar de manera sencilla las patologías o tratamientos a los pacientes.
  • Habilidades para el trabajo en equipo y el apoyo con profesionales sanitarios de otros departamentos.
  • Gusto por el detalle y perfeccionismo para realizar trabajos que comprometen la salud de otras personas.
  • Comprensión de la biología y de las técnicas.
  • Buen entendimiento de la tecnología y habilidades para dominar los mecanismos de los audífonos.

Cumpliendo estos requisitos se puede ser un buen audioprotesista y trabajar en diferentes ámbitos, desde un centro auditivo de Albacete con esta especialidad hasta instituciones en todo el territorio nacional o algunos hospitales.

¿Qué gana un audioprotesista?

Un profesional audioprotesista puede trabajar en diversos entornos, como, por ejemplo, en centros privados o en instituciones públicas. Dependiendo de esto va a poder optar a salarios diferenciados. A mayores, sus habilidades y reputación también influirán en sus taridas, así como sus años de experiencia. Como norma general, en España un audioprotesista cobra de media 1.298 euros al mes.

¿Dónde trabajar de audioprotesista?

Un audioprotesista puede trabajar en los siguientes ámbitos:

  • En diferentes centros como audioprotésico.
  • Como especialista audioprotesista.
  • Elaborador de moldes y protectores auditivos.
  • En calidad de técnico en medición de nivel sonoro.
  • Como audiometrista.
  • En centros especializados en audición.
  • En centros e instituciones sanitarias.
  • En residencias geriátricas o instituciones especializadas.
  • En el ámbito público y privado.
  • Investigación en el ámbito de la audición.

Además, estos profesionales tienen la posibilidad de hacer cursos específicos de especialización en un ámbito concreto, en una parte de la profesión o en una tecnología de audición específica. Con esto se abren las puertas a puestos más concretos o instituciones que requieren de personal cualificado.


Por otro lado, tendrán la opción de continuar su trayectoria académica en otros ciclos de la misma rama o accediendo a la universidad para cursar la carrera de medicina, enfermería u otros grados que pertenecen a la rama sanitaria.